Últimos temas
» I can see right through all your empty lies. ▬ Privado.
Miér Feb 26, 2014 7:14 pm por Erhard H. Rosenskjöld

» Busco mi propio contexto :X (0/muchos)
Mar Feb 25, 2014 11:22 pm por Annike G. Bergman

» Tiempo al tiempo # Anni Bergman
Lun Feb 24, 2014 7:52 pm por Annike G. Bergman

» "Sueña y serás libre en espíritu, lucha y serás libre en vida" # Anni
Lun Feb 24, 2014 7:51 pm por Annike G. Bergman

» Registro de Quidditch.
Lun Feb 24, 2014 7:24 pm por Annike G. Bergman

» Registro de curso.
Lun Feb 24, 2014 7:21 pm por Annike G. Bergman

» Registro de pb.
Lun Feb 24, 2014 7:16 pm por Annike G. Bergman

» Annike Bergman
Lun Feb 24, 2014 5:37 pm por Purity

» Registro de cargos y empleos.
Lun Feb 24, 2014 3:52 am por Purity


Lovisa E. Gyllensvärd

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lovisa E. Gyllensvärd

Mensaje por Lovisa E. Gyllensvärd el Vie Feb 14, 2014 1:56 am


   
lovisa e. gyllensvärd
kärleken väntar

   

   ▬ Nombre y apellidos: Lovisa Elsa Gyllensvärd-Oxenstierna (Dahlberg cuando estaba casada)
   ▬ Apodo: Se recomienda encarecidamente, por bien de su salud, no llamarla por ningún apodo.
   ▬ Edad: 39
   ▬ Estatus de sangre: Pura
   ▬ Casa: Fue una Luftsson.
   ▬ Lealtad: El concepto de lealtad es difuso para ella, pero pondremos Ren. Cree en el purismo.
   ▬ Ocupación: Juez en el Tribunal de Rättvisa.
   ▬ Patronus: Cisne
   ▬ Boggart: Vería a su hija acercándose a ella, alegre, llamándola. Y, súbitamente, caería fulminada al suelo.
   ▬ Varita: Madera de cerezo y núcleo de pluma de fénix, 32cm. Flexible pero dura, aun su aspecto frágil debido a la detallada decoración de la madera.

   
   
Historia

   ▬ Nace el 8 de junio de 1928 en Estocolmo, siendo la mediana de tres hermanos. Su padre, Harald Gyllensvärd, era un filósofo dedicado al desarrollo de su Teoría Política del Movimiento Purista así como profesor de filosofía. Su madre era una mujer culta, estudiosa de Derecho en su tiempo libre y apasionada del mismo, pero dedicada a la crianza de su familia en casa. Su hermano mayor le llevaba tres años; el menor, cinco. Atípica en cierto modo, tradicional de otra manera, su familia mantenía el amor a la cultura, el fomento del sentido crítico y las enseñanzas y el pensamiento clásico a la vez. No había lugar en su casa para una forma de pensar cercana a la servidumbre de la mujer, pues siempre habían tenido a otras personas que hacían el trabajo pesado por ellos.

▬ La pequeña Lovisa siempre fue la pequeña estrella de su núcleo familiar. No la más agraciada con el don de la simpatía, pero sí la que poseía una inteligencia más aguda. Era la única niña, al fin y al cabo, y eso provocaba que le fueran concedidas cosas que a los demás no, igual que le quitaba otras. Siempre aplicada, prudente y paciente, un torrente de lógica y, a menudo, frialdad. Sus años como estudiante estuvieron marcados por la discreción. Sólo aquellos que la conocían o llegaban a cruzar más que un par de palabras con ella podían ver que era más que una chica pequeñita y rubia destinada a casarse. La ambición la llevaba de la mano en sus estudios, los sueños de una familia quedaban como proyecto secundario relegados a la consecución de su objetivo. No hubiese podido ser considerada una revolucionaria o rebelde, pues defendía el orgullo de la pureza de sangre y los valores tradicionales, pero su racionalidad le hacía entender que el tener una familia y criar a unos hijos no era algo incompatible con lograr cosas. Deseaba ser un orgullo para sus padres, para sí misma.

▬ El crecer la convirtió en una pequeña maquinadora disfrazada de mosquita muerta; o quizás era que los demás le ponían esa imagen. ¿Quién iba a fijarse en una chica como ella, por algo más que su cabello rubio y sus bonitos ojos azules? Esa era su mejor baza. Se graduó con las mejores notas, especialmente en las asignaturas teóricas y lógicas; pasó a grado medio, grado superior. Nunca nadie le prestó demasiada atención, o eso creía, pero ella continuó abriéndose camino entre una sociedad hecha por y para hombres. El Derecho la absorbía, producto de sus largas noches de infancia acurrucada en la falda de su señora madre, escuchando sus conocimientos inútiles para el trabajo familiar y sus sueños frustrados. Convencida de la teoría de su padre, seguidor de la política de Platón. Lovisa podía ser una cara bonita con la que casarse para muchos hombres, y no se preocupaba en destacar excepto en el momento que le interesaba. Así conseguía un efecto más potente. Impresionó a profesores y evaluadores con su gran desempeño y pasión por lo que hacía.

▬ El nuevo régimen la pilló en sus años como estudiante, y significó un agradable cambio para ella. Había sido educada en la pureza de sangre y, si bien no era amiga de grandes muestras de poderío ni matanzas, ni crueldades, sí creía en un mundo jerarquizado con el linaje puro en la punta de la pirámide. Demostró en más de una ocasión ser una firme simpatizante del nuevo régimen, pese a su gran templanza y prudencia. Hizo las prácticas en el Consulado, en el departamento de Regulación Mágica Internacional, y allí se quedó trabajando cuando terminó el curso. Deseosa de trabajar como jueza, mencionó en más de una ocasión su deseo de formar parte del Tribunal de Rättvisa.

▬ Entre esos años conoció a un hombre. Andreas Dahlberg, un trabajador del departamento de desmemorización. Empezaron a salir y se casaron cuando Lovisa tenía treinta años. Su hija Freyja nació cuando tenía treinta y seis, apenas unos meses después de que Andreas falleciera. Lovisa se volcó en el trabajo, al que se reenganchó rápidamente tras el puerperio, y dejó a su pequeña con sus padres. Para todos fue una recuperación rápida, quizás una supuesta seña de la fortaleza que tenía. Para Lovisa, era un alivio; los últimos años de matrimonio habían sido más una pesadilla que otra cosa.

▬ Un puesto quedó libre en el Tribunal, y le fue propuesto a ella. Quizás fue fruto de su innegable interés y dedicado trabajo, quizás no. Pero, si lo deseaba, debía tomarlo en el momento; el ser madre no podía retrasar la elección. No lo dudó y aceptó, había dejado claro que deseaba trabajar desde el momento que se había reincorporado poco después del parto.  Resultaba irónico que consiguiera lo que realmente deseaba poco después de quedarse viuda y tener descendencia. Empezó a desempeñar su rol como juez a los treinta y siete años de edad, rol que sigue llevando a cabo con gran orgullo. Siempre ajena a los comentarios de sus allegados, tanto los que le recomiendan volver a casarse, como los que le sugieren que no lo haga. Su interés es su hija, si bien a menudo encuentra su casa demasiado vacía –se deshizo de casi todas las pertenencias de su marido, devolviéndolas a su familia -.
   

   
Familiares
✿ HARALD GYLLENSVÄRD: su padre. Filósofo, professor y autor de una teoría política sobre el movimiento purist. Hombre de sangre pura que cría a sus hijos en la tradición, pero en la cultura y el criterio a su vez. Transmitió a su hija un pensamiento orientado hacia las ideas de Platón, en cierto sentido.
✿FRIEDA OXENSTIERNA: su madre. Una ama de casa noble; cuidaba de su familia, pero no limpiaba el suelo. En realidad estudiaba derecho por cuenta propia y llenaba la cabeza de su única hija mujer con sus sueños frustrados. Cariñosa, dedicada, ‘una esposa ejemplar’ en todos los sentidos. Esa clase de mujer que te recibe con un plato de galletas recién sacadas del horno.
✿MAGNUS Y SVERRE: hermano mayor y menor respectivamente. El primero le lleva tres años, el segundo cinco.
✿ANDREAS DAHLBERG. Su marido, con quien tuvo algunos problemas en sus últimos años juntos, pero que no llegaron a trascender. Falleció cuando estaba embarazada de su primogénita –y única- hija.
✿FREYJA: su hija. Utiliza su apellido de soltera para evitar confusions, ya que Lovisa volvió a usarlo también. Una niña rubia y pequeña de 3 años, viva imagen de su madre a esa tierna edad. La única devoción de Lovisa más allá de su trabajo.
   

   
Otros datos
✿Su moral no incluye el daño a los demás. A Lovisa no le gusta la crueldad, el dolor gratuito, no disfruta de la desgracia ajena… generalmente. No es que le disguste, es que le parece innecesario; no le gustan las grandes escenas. Pero eso no significa que sea benévola o que no recurra a los métodos que sean necesarios. Su máxima es la ley; la moral viene dada por la cultura, y no entiende de valores universales. Para ella todo es relativo al lugar, la época y el contexto.
✿Se la conoce por ser una jueza escrupulosa y firme. Se toma muy en serio lo que hace, y no tolera que por el simple hecho de ser mujer presupongan que va a ser blanda en sus actuaciones.
✿Su hija se empeñó en tener un puffskein al que llamó Sven, así que podría decirse que es su mascota. También tiene una lechuza blanca con la que suele mandar su correo.
✿Vive en una casa a las afueras de Estocolmo, cercana a la de sus padres.
✿Está en continua formación en derecho. Conoce las leyes muggles y mágicas, aunque las primeras le parecen absurdas en su mayoría.
✿Tiene una característica mirada de severidad que se hace más o menos notoria en función de la seriedad de la situación o de su humor.

   
©BAD BLOOD
avatar
Lovisa E. Gyllensvärd
Magistrado Rättvisa
Magistrado Rättvisa

Mensajes : 7 Galeones : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovisa E. Gyllensvärd

Mensaje por Purity el Vie Feb 14, 2014 2:18 am

Ficha aceptada
¡Ya puedes completar los registros!
avatar
Purity
Purity
Purity

Mensajes : 128 Galeones : 235

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.