Últimos temas
» I can see right through all your empty lies. ▬ Privado.
Miér Feb 26, 2014 7:14 pm por Erhard H. Rosenskjöld

» Busco mi propio contexto :X (0/muchos)
Mar Feb 25, 2014 11:22 pm por Annike G. Bergman

» Tiempo al tiempo # Anni Bergman
Lun Feb 24, 2014 7:52 pm por Annike G. Bergman

» "Sueña y serás libre en espíritu, lucha y serás libre en vida" # Anni
Lun Feb 24, 2014 7:51 pm por Annike G. Bergman

» Registro de Quidditch.
Lun Feb 24, 2014 7:24 pm por Annike G. Bergman

» Registro de curso.
Lun Feb 24, 2014 7:21 pm por Annike G. Bergman

» Registro de pb.
Lun Feb 24, 2014 7:16 pm por Annike G. Bergman

» Annike Bergman
Lun Feb 24, 2014 5:37 pm por Purity

» Registro de cargos y empleos.
Lun Feb 24, 2014 3:52 am por Purity


Erhard H. Rosenskjöld

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Erhard H. Rosenskjöld

Mensaje por Erhard H. Rosenskjöld el Sáb Feb 15, 2014 6:19 am


Erhard H. Rosenskjöld
we can do this so much better

▬ Nombre y apellidos: Erhard Hœnir
Rosenskjöld
▬ Apodo: Erh
▬ Edad: 40
▬ Estatus de sangre: Pura
▬ Casa: Ex. Vattensson
▬ Lealtad: Ren, sumamente radical (aunque a veces no se comprenda sus intenciones)
▬ Ocupación: Jefe del cuerpo de Själsoldat
▬ Patronus: Tigre de bengala
▬ Boggart: La pérdida de su poder
▬ Varita: Madera de Vid. 34 cm. Núcleo de fibra de corazón de ridgeback noruego. Flexible. Luce un poco tosca.

Historia


Familiares
Erik V. Rosenskjöld
Un medimago allegado a los ideales puristas, pero sin llegar a ningún extremo. Estuvo a cargo de unos de los hospitales más emblemáticos de Suecia y hace algunos años dejó su trabajo, por el descanso con su familia. Ahora prefiere la paz de los nuevos tiempos, dado que se unió al régimen debido a su influyente círculo intelectual, al igual que los Rosenskjöld. Es de los pocos miembros que no ha seguido la tradición, aunque ha tenido mucho más éxito que otros. Su esposa es su completa devoción, aún no se perdona no haber notado su encanto desde el principio.
Nanna M. Rosenskjöld (previamente Holsten antes de casarse)
Era la segunda hija y la única mujer entre muchos hermanos varones. Es una aficionada a la lectura y a la historia (tanto que hubiera deseado estudiarlo), aunque su esposo solo diga que se la pasa leyendo mitología escandinava. Cariñosa en extremo, lo único que hay que temer es su furia muy característica de su familia paterna.
Freyr y Yngvin Rosenskjöld
Uno más distinto que el otro, sus hermanos gemelos han sido un completo misterio desde que tiene uso de razón. Sus personalidades tienden a ser muy cambiantes e histriónicas, solamente calmadas por su pasión por la criaturas mágicas. Son dos empleados del mismo departamento y normalmente no se encuentran tanto en la ciudad.
Viktor Rosenskjöld
Su primo y compañero de juegos desde que ambas madres se juntaban para criarlos en conjunto. Su relación se basa en un equilibrio de fuerzas entre la ardua competencia entre sus padres (primos hermanos) y sus madres que son mejores amigas desde antes de casarse. Le trata como un hermano más, suele pasarse de confianza con este como es natural de su cercano parentesco.

Otros datos
►Cuando era pequeño, soñaba con ser un dragonolista como sus abuelos o bisabuelos.
►Las varitas de fibra de corazón de dragón son muy comunes en su familia.
►Hace oídos sordos a acusaciones sobre corrupción de su división con una sonrisa amigable.
►Pese a los años en los que se encuentra, Erhard no comparte gran parte de las creencias. Quizás por la fuerte imagen de su madre y sus tías que no se dejan acobardar en casa, no observa a las mujeres como un mero objeto en el hogar. Tampoco desea hacerlo. Él ha visto la increíble cultura que pueden dominar como cualquier otro hombre o más. Innovador a su estilo, solo espera que lleguen nuevos tiempos en los que no vea a mujeres seguir siendo sumisas sobre su suerte y de sus matrimonios.
►Mucho se ha hablado de su elección de no casarse hasta el momento, inclusive más de un pariente ha visto con malos ojos que siga sin compromiso y (obviamente) sin hijos. Erhard ha logrado evitar el tema por años y ha rechazado cuanta oferta se le ha aparecido en el camino. No es como si no deseara una familia, pero al menos ha decidido reservarse el derecho de escoger con quién casarse (y a veces se le ha olvidado), además de sumergirse en su trabajo.
©BAD BLOOD

Spoiler:
La unión de sus padres no solo significó una gran alianza entre los Rosenskjöld y los Holsten (grandes magos de Dinamarca), sino también la expansión de la primera familia después de aislarse durante muchas décadas. Atrás, el bisabuelo tan solo creía que su linaje debía continuarse entre ellos mismos, sin ninguna mancha en su árbol genealógico. Fuerte ha sido el deseo de sus miembros por evitar cualquier relación con muggles o sucios, aunque ello se ha visto controlado mediante los matrimonios concertados y los prejuicios de antaño, pero no se ha visto ningún caso antes (¿o tal vez solo se encargaron de limpiar los platos rotos de manera eficiente?). Por otra parte, es muy común que los Rosenskjöld se protejan a sí mismos primeros que nadie, a pesar que proclamen fidelidad ante quienes ofrezcan el brazo. Saben que han construido su propio camino con sangre y honor literalmente, se adaptan a cualquier situación, pero jamás pierden la esencia de su origen.

Con respecto a ello, los Rosenskjöld han seguido una larga tradición de dragonolistas y a menudo se han visto nombrados en algunos libros. No son una familia que pase desapercibida, sino al contrario. En ocasiones se bromea que quizás tengan un poco de sangre de dragón por el tipo de temple y carácter que tienen. En sus descubrimientos y hazañas han valorizado gran parte de su fortuna. Pese a llevar un estilo de vida paralelo a lo noble, no son muy conocidos por organizar grandes eventos y unirse con grandes personalidades, por el contrario, muchos de estos parientes prefieren regiones como las de Kiruna y Helsingborg, alejados de la gran capital. Tienden a aislarse, un hábito que el mismo Erhard ha juzgado.

Su padre se había recibido de medimago cuando lo llevaron de viaje a Dinamarca sin ninguna explicación. Recordaba que el bisabuelo le había prometido que volverían para una ocasión especial, lo cual suponía que a ello se debía la repentina excursión de la familia. Había apostado a su primo que tan solo se trataba de una locura y terminó perdiendo porque fue mucho más de lo que había sospechado. Por la noche estaban todos cenando con la familia de su prometida, cuyo nombre no había escuchado hasta ese día. Él parecía un poco reacio, la chica hablaba penosamente su lengua y tan entrecortadamente que parecía perder el aliento a cada frase. Además, hablaba más de la cuenta, lo cual manifestaba que no se había aprendido tan bien sus modales de cortesía. Erik se la pasó suspirando toda la noche, dado que su prometida no dejaba de mirarle como si se tratara de alguna obra de arte. Eso le cohibía de sobremanera, pero sus propios padres le decían que le sonriera. Ella era la hija del mejor amigo de su padre, del que recién se enteraba de su existencia ese día. Aquel matrimonio había sido planeado desde mucho y él parecía ser el único que no estaba enterado de ello. No solía gustarle ser el último en saber; el tema había sido ocultado tan bien que resultaba abrumador.

Pese a esa primera mala impresión y la continua insistencia de la chica, Erik finalmente se dio cuenta que ella no solo seguía órdenes de sus progenitores. Había quedado prendado de él y no planeaba tener un esposo aburrido a su lado. Conforme fue conociéndola, terminó por volcarse en un fatídico idilio del cual notaba nunca cesaría hasta la muerte. No tardaron en casarse y él en disfrutar sus largos parloteos sobre la historia de los primeros pobladores como de sus dioses.

La primera alegría de la pareja apareció con el nacimiento de los gemelos, lo cual auguró un buen comienzo para Erik y su nueva familia. Nanna insistió terriblemente a su esposo para que ella se encargará de los nombres, cuando obviamente era tradición masculina que eso recayera en la posición del padre. Sin embargo, la adoración hacia su esposa hizo que permitiera cuanta acción deseara. Si había una mujer que podía tener un poder de convencimiento, era la madre de Erhard. Podía ser una mujer muy dulce, pero extrañamente se daba su lugar como ninguna y era un apoyo incondicional hacia su esposo, tal como las mujeres de las familia.

Una silenciosa noche del 17 de agosto de 1927, cuando sus hermanos ya caminaban sobre sus pies, Erhard lloró por primera en el mundo. En honor a la súbita muerte del patriarca, su nombre fue concedido como una suerte de regalo. A lo largo de los años se vislumbró como un niño muy listo y sumamente reservado. No era precisamente tranquilo y había que cuidarse de este, en caso de que quisieras jugarle una buena broma. Su madre le adoraba por ser el último de sus niños y ella hubiera deseado tener muchos más, sino fuera que cayó en un estado de debilidad que se no se lo permitió. Erhard creció en la gran casa de los abuelos, rodeado de historias de familiares que habían luchado contra dragones y gloria que no hacían más que dejarle boquiabierto.

Su padre le dijo que tenía que solamente tenía que estudiar y aplicarse como él lo había hecho en Wikström, por alguna razón, Erhard lo hizo, pero no como lo pensaba. No se convirtió en un estudiante promedio, pero tampoco era un genio de la clase. No le gustaba como trataban la agudeza de algunos y en cambio, se convirtió en alguien que no dejaba de crear lazos con cualquiera. Mayores o menores, el menor de los hijos de Erik era capaz de entretener con charlas amenas hasta al más reacio. Se hizo una persona tan simpática que era imposible seguirle con la charla. Se ganaba la confianza de uno con facilidad y servía de ayuda cuanto menos lo esperaban, como un detector de emergencias. Solía empatizar con cualquiera y hasta en ocasiones con quienes se suponía que se debía ser tan amables. No sabía por qué, no les agradaba, pero tampoco se comportaba de forma especial con estos. Siempre en el limbo, Erhard fue reflexionando sobre ello, hasta que vio con interés ciertas materias para su futuro en la universidad. Pronto, no quería ser medimago ni dragonolista.  

Cuando el nuevo régimen se instituyó, sus padres, tíos, primos y él mismo como joven estudiante vieron la oportunidad de alzarse con sus creencias. Sin embargo, Erhard vio mucho más que eso. Posibilidades y una dirección que deseaba alcanzar. No había  muchos miembros de su familia en el consulado ni en la vida política. Lo público no era de mucho agrado y aquello lo fascinó. Por su radical opinión sobre los mestizos, pronto abrió su carrera dentro del consulado. Se cuidó de ingresar en el cuerpo de  Själsoldat y destacar en cualquier forma. Mientras ello ocurría, excusó su pasión por su trabajo para evitar las propuestas de matrimonio y perder el tiempo formando una familia. Prefería invertirlo y escalar poco a poco entre su misión para hacer cumplir la ley y mantener bajo control a quién se opusiera contra la ideología de los Ren.

Llegó como jefe del cuerpo de Själsoldat y nadie más pudo estar más de acuerdo con esa decisión. Intuitivo y capaz, muchos saben que se trata de un líder capacitado en el cual sus hombres no pueden más que depositar su lealtad. Eso es lo que más ansiado en su vida Erhard, conseguir seguidores cueste lo que cueste. Se preocupaba por cada uno con un trato que es especial para todos, sin dejar ni uno a atrás (inclusive a los mestizos). ¿Realmente se trata de una simpatía sincera o tan solo es una táctica para tener el mando sin quejas? ¿Luce tan radical o solo se trata de una máscara? Nunca puede saberse con Erhard, nunca es sencillo leerle.


Última edición por Erhard H. Rosenskjöld el Sáb Feb 15, 2014 7:23 am, editado 14 veces
avatar
Erhard H. Rosenskjöld
Jefe Soldat
Jefe Soldat

Mensajes : 13 Galeones : 23

Ver perfil de usuario http://www.pegatecontraelteclado.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Erhard H. Rosenskjöld

Mensaje por Purity el Sáb Feb 15, 2014 6:24 am

Ficha aceptada
¡Ya puedes completar los registros!
avatar
Purity
Purity
Purity

Mensajes : 128 Galeones : 235

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.