Últimos temas
» I can see right through all your empty lies. ▬ Privado.
Miér Feb 26, 2014 7:14 pm por Erhard H. Rosenskjöld

» Busco mi propio contexto :X (0/muchos)
Mar Feb 25, 2014 11:22 pm por Annike G. Bergman

» Tiempo al tiempo # Anni Bergman
Lun Feb 24, 2014 7:52 pm por Annike G. Bergman

» "Sueña y serás libre en espíritu, lucha y serás libre en vida" # Anni
Lun Feb 24, 2014 7:51 pm por Annike G. Bergman

» Registro de Quidditch.
Lun Feb 24, 2014 7:24 pm por Annike G. Bergman

» Registro de curso.
Lun Feb 24, 2014 7:21 pm por Annike G. Bergman

» Registro de pb.
Lun Feb 24, 2014 7:16 pm por Annike G. Bergman

» Annike Bergman
Lun Feb 24, 2014 5:37 pm por Purity

» Registro de cargos y empleos.
Lun Feb 24, 2014 3:52 am por Purity


A las siete en punto. → Karin.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A las siete en punto. → Karin.

Mensaje por Halden R. Kérsziget el Vie Feb 14, 2014 9:07 pm


A las siete en punto.
09 Enero ▬ 18:50h ▬ Karin
El frío le había puesto roja la nariz, seguro que sí, y tendría un aspecto menos interesante de lo normal. Tenía los dedos entumecidos dentro de los guantes de piel de dragón, cerraba las manos en sendos puños en los bolsillos. Estaba acucliyado en el linde del bosque, sin atreverse tampoco a poner un pie dentro del mismo. Quería, claro, pero sabía que no era una buena idea. Estaba estrictamente prohibido, y más estrictamente castigado. Ir de rebelde en Wikström no era una buena idea, sobre todo cuando cualquier profesor tenía órden expresa del consulado de cruciar a los alumnos "indisciplinados". Era una manera dura de llevar una escuela, pero daba sus buenos resultados, y Halden no pensaba prestarse a la humillación de ser cruciado en medio de la cena, como el espectáculo circense que se le da al público para tenerlo controlado. No es que no estuviera de acuerdo con las medidas, ni mucho menos, pensaba que si uno rompía las normas, se merecía el castigo. Por eso, no sería inconsecuente, y mantendría sus pies fuera de territorio restringido.

Miró el reloj de bolsillo que guardaba debajo de la capa. Quedaban diez minutos para las siete, diez minutos para la hora en la que los hipogrifos salían a comer. Sonrió ladeadamente, controlando cuidadosamente el ruido de su respiración. Sus ojos se fijaron en las cestas de alimento que el guardabosques había situado a unos metros de distancia de donde él estaba, justo al comienzo del bosque. Unos troncos caídos cubrían su posición de la mirada de los animales, pero él podría verlos perfectamente... cuando salieran, claro.
©BAD BLOOD
avatar
Halden R. Kérsziget
Jordsson + grund
Jordsson + grund

Mensajes : 19 Galeones : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A las siete en punto. → Karin.

Mensaje por Karin L. Erlander el Sáb Feb 15, 2014 5:02 am

Lancé un suspiro de irritación y miré la copa de agua frente a mis narices con mala cara. No había forma, oye. Tratar de ver algo ya pasado no es que fuera una pérdida de tiempo, es que funcionaba cuando le daba la gana y de la forma que más se le antojaba (que con frecuencia no era la que yo necesitaba). Una de tantísimas pruebas de que la adivinación era un campo más allá de cualquier otra cosa, un arte en bruto que no podía ser controlado ni dirigido sino solamente canalizado. Desaparecí el contenido del recipiente con un giro de varita, devolví la copa a su forma original de alfiler y salí de mi habitación. En la sala común se podía ver gente estudiando o simplemente pasando el rato, pero aún sin nada importante entre manos era palpable la maldita y absurda diferencia jerárquica entre puristas, mestizos e impuros. Tuve ganas de empezar a gritar a los cuatro vientos cual loca desquiciada sedienta de sangre e incluso empecé a ver todo rojo -y no, capullos, no era mi pelo tapándome los ojos- pero respiré hondo y me obligué a mí misma a tranquilizar mis ganas de matar por el bien común antes de bajar las escaleras.

Salí de allí sin decir ni pío -¿los Fénix pían?- ni mirar atrás, ni siquiera me fijé en si estaba Sveta por los alrededores o no. Solo me largué con fuego fresco -ya sé que el fuego no está fresco precisamente, pero el elemento de mi casa no es viento tampoco- y crucé los pasillos a toda velocidad. Descendí por las interminables escaleras, esquivé a un par de profesores pomposos y cuatro minutos más tarde (tiempo récord según yo), estaba ya en los terrenos de la academia. Ignoré de forma deliberada a las parejitas que paseaban de la mano y se besaban bajo los árboles centenarios de Wikström, al final iba a terminar vomitando purpurina y todo si la cosa seguía así.

Eran las 18:54 según mi reloj cuando llegué a los límites del bosque Gälvy con la firme idea de ver comer a la pequeña manada de Hipogrifos que allí habitaba, mas no tardé en darme cuenta de que no estaba sola. Alguien había tenido la misma ocurrencia y se me había adelantado, así pues no viendo ningún inconveniente en revelar mi presencia caminé hacia la figura expectante.
-¡Hola! -Saludé alcanzándole, y justo entonces lo reconocí. -Vaya, debí haber imaginado que eras tú. -Comenté en voz baja con diversión, a fin de cuentas además de Halden y yo no creía que hubiera más gente con la costumbre de ver alimentarse a los Hipogrifos... me situé a su lado, no obstante dando un deliberado paso atrás como si me adentrase en el bosque. -¿Qué tal todo -Quise saber, aunque mis brillantes ojos azules estaban fijos en las cestas de carne.
avatar
Karin L. Erlander
Eldesson + medium
Eldesson + medium

Mensajes : 21 Galeones : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A las siete en punto. → Karin.

Mensaje por Halden R. Kérsziget el Sáb Feb 15, 2014 7:23 pm


   
A las siete en punto.
09 Enero ▬ 18:50h ▬ Karin
Supo quién era antes de que empezase a hablar. Es que, ¿quién si no? Nadie en aquel castillo se molestaría en estar allí a la hora solo para ver comer a los hipogrifos. De hecho, dudaba que nadie aparte de ellos dos supiera a qué hora exacta comen los hipogrifos. Ladeó la cabeza para mirarla cuando ella se agachó a su lado, y le dedicó una sonrisa cálida. Más cálida, al menos, de lo que era costumbre en él. Aquel era su minuto al día, el ratito en el que podía olvidarse de cualquier plan de futuro y dedicarse a lo que le gustaba de verdad, sin pensar en nada más que lo que le gustaba de verdad. —Bien, como siempre. Las clases un coñazo y entrenamiento demasiado poco duro.— Se encogió de hombros, para él nunca era demasiado duro. —¿Y el tuyo?— Cada vez que la miraba, era su pelo lo primero que acaparaba su atención. Normal que estuviese en la casa del fuego, no podría imaginarlo de otra manera.
   
©BAD BLOOD
avatar
Halden R. Kérsziget
Jordsson + grund
Jordsson + grund

Mensajes : 19 Galeones : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A las siete en punto. → Karin.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.